El Sexo gay, es vital en nuestro entorno, es por eso que www.elaramriogay.net, pretende satisfacer visualmente tus sentidos gay.
Disfruta las delicias del placer.
Si lo desean pueden enviar sugerencias a elarmariogay@gmail.com
BLOG PARA COMPARTIR MATERIAL PARA ADULTOS MAYORES DE 18 AÑOS. LAS IMÁGENES SON BAJADAS DE INTERNET O COMPARTIDAS DIRECTAMENTE POR LOS LECTORES DEL BLOG. SI ALGUNA DE LAS IMÁGENES TIENE “COPYRIGHT ©” O ES DE TU PROPIEDAD Y QUIERES QUE LA OMITA, SOLAMENTE TIENES QUE ENVIAR UN MENSAJE AL CORREO QUE APARECE EN LA PORTADA, O DEJAR UN COMENTARIO DIRECTO EN LA ENTRADA DONDE APARECE LA IMAGEN. GRACIAS.
Las leyes de algunos países obligan a que te indique que este blog usa cookies para su funcionamiento, por lo que si no deseas que se usen tus datos, no sigas y abandona esta web. Gracias por tu comprensión.

adds

Buscar este blog

sábado, 7 de noviembre de 2015

RELATO GAY, EN EL BAÑO DE UN CENTRO COMERCIAL.


Quiero contarles algo que me pasó en los baños públicos de un centro comercial.


Me llamo Lucas, pero todos me dicen Lu o Luke. Tengo 21 años, mido poco más de 1.70 y peso alrededor de 50-60kg. No mentiré diciendo que tengo un cuerpo perfecto porque realmente soy un poco delgado. Estoy marcado, pero más que por el ejercicio es por lo mismo que tengo un cuerpo delgado. Tengo cabello castaño un poco claro al igual que mis ojos. Mi piel es blanca, tengo un buen culo.



Hace unos meses saliendo de clase y de camino a mi casa que la tengo cerca, no tomo transporte y me voy caminando lo cual me sirve como ejercicio. Durante mi trayectoria a casa siempre tengo que pasar por un centro comercial y un día mi madre me había pedido que le fuera a comprar unas cosas para la casa. 

En cuanto llegué al centro comercial una taquilla de esas a los que les pones una moneda y puedes guardar tus cosas mientras haces las compras. Antes de entrar directo al centro comercial decidí ir primero al baño, debo de admitir que sin ninguna intención alguna que no fuera orinar. En cuanto entré logré observar que uno de los baños se encontraba ocupados pero mejor decidí ir a los urinarios. Al llegar saqué mi polla y comencé a orinar. A los pocos segundos, un hombre que venía detrás de mí se puso a mi lado. 


El sujeto tendría a lo mucho 30 años. Llevaba ropa deportiva por lo que parecía que iba saliendo o se dirigía a algún gimnasio. No tenía un cuerpo muy musculado pero las horas del gimnasio sí se le notaban. Yo estaba por terminar pero se me hacía un poco extraño que de su lado no se escuchara el ruido del chorro de orina. Por curiosidad desvié un poco la mirada y para mi sorpresa tenía una tremenda erección. No soy bueno para las medidas para decir exactamente en centímetros pero para mí era un poco grande.
Al parecer él si iba con la intención de buscar un poco de acción pero al ver mi cara de sorpresa como que se puso un poco nervioso e iba a guardar su polla pero el morbo me ganó y puse mi mano a su polla. Esto no le sorprendió mucho y me dedicó una sonrisa al mismo tiempo que su mano iba hasta la mía para comenzar a masturbarme de manera lenta. 




Debo admitir que nunca había practicado algo así pero realmente me estaba gustando. La adrenalina de sentir como alguien podría salir o entrar en cualquier momento me hizo tener una rápida erección mientras nos masturbamos mutuamente. 

Probablemente sonará muy fantasioso, o algo que algunos no creerán, pero juro que fue 100% real. En fin, lo que pasó fue que en ese momento la luz se fue. Simplemente todo se apagó. Al ser un baño público dentro de un gran centro comercial este no tenía ninguna ventana por lo que al no tener las luces encendidas todo se volvió oscuro. Debo admitir que incluso no podía ver al otro chico al cual solo podía saber que seguía ahí porque tenía su polla en mi mano.



De inmediato nos soltamos, pues en los baños se vieron luces de móviles. Después de unos instantes los que estaban dentro salieron de los baños y se marcharon dejándonos solos. Lo siguiente que sentí fueron las manos de mi acompañante en mis hombros haciendo que me arrodillara y comenzando a restregar su polla en mis labios. Sin pensarlo dos veces comencé a chupar esa gran y deliciosa polla. Chupaba lo más que podía hasta que me tomó por los cabellos comenzando a follar mi boca y sacándome un par de arcadas. Lo siguiente fue que me tomó de nuevo de los hombros para levantarme y acercarse a susurrar en mi oído.

— ¿Quieres que te folle? 

—No… que nos van a encontrar.

—Si te animas te espero en el ultimo baño. 

Dicho lo último vi como ilumino con su móvil y se fue a meter a un último baño. Yo realmente dudé demasiado y en un principio me negué. Guardé mi polla en mi pantalón y caminé iluminando a la salida pero en cuanto vi el pasillo, y a lo lejos todo solo terminé regresando y metiéndome al baño con él.

—Las putitas siempre vienen por polla. 

A pesar de que fue un insulto debo decir que eso me calentó más. De nuevo bajé a chuparle la polla por solo unos segundos antes de que me jalara y bajara mis pantalones a la fuerza junto con mi bóxer dejando mis nalgas expuestas. Me metió una fuerte nalgada que me hizo quejarme, con la mano empujó contra mi espalda restregando mi cuerpo en la pared del baño y alzando un poco más mi culo. Se escupió en la polla y untó de saliva mi culo, sin decir nada comenzó a empujar hasta que metió la punta de su polla en mi culo.

Debo decir que me dolió demasiado e intenté empujarle pero él empujado terminé siendo yo. Comenzó a meter y meter más haciendo que comenzara a quejarme de dolor y a decirle que me dolía, tuvo que tapar mi boca y comenzar a embestirme un poco fuerte. Podía sentir como su polla invadía mi cuerpo causándome espasmos de dolor que pienso yo eran mostrados en mis gestos. Realmente pasó el dolor y vino un inmenso placer, el dolor nunca se fue pero realmente estaba disfrutando de eso. 

Sus embestidas eran fuertes y podía escuchar sus jadeos en mi oído. Le agarré cierto gusto a la sensación de su polla entrando y saliendo de mi pero el ardor a un persistía. De sus labios salían palabras como “puta” o “zorra” en manera de susurro por si alguien entraba. 

De un momento a otro me la sacó de golpe y me hizo hincarme de nuevo para que se la chupara y finalmente poder correrse en mi boca. No me gusta en lo personal el sabor del semen pero debido al morbo terminé tragando cada gota que él vació sobre mi boca.



Al finalizar salí a enjuagarme y arreglarme un poco mi ropa, terminé cambiándonos los números de móvil. Me dijo su nombre, que estaba casado y que quería repetirlo conmigo pero en un mejor lugar.@ELARMARIOGAY

3 comentarios:

  1. Me encanta ver a mi chico pajillearse mientras mantengo mi polla dentro de su boca. Como en la última foto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ÑAMMM NOS ENCANTA QUE COMENTES GRACIAS, SALUDOS. UN ABRAZO.

      Eliminar